Análisis DAFO para tu marca

La expresión DAFO es un acrónimo de las palabras: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades.

Se representa en una matriz de cuatro cuadrantes donde se expresan los aspectos más relevantes de cada factor y es una herramienta de análisis muy simplificada que aporta una visión realista y esclarecedora de la empresa.

Cuando diseñamos un proyecto empresarial o profesional, debemos tener claros los objetivos que queremos alcanzar, los procesos que requeriremos y los recursos que vamos a necesitar. Siempre orientando nuestros esfuerzos a conseguir cierto valor añadido en el proceso que nos permitan obtener una contrapartida económica a cambio de ese valor diferencial.

Análisis DAFO para tu marca

Con una mirada “hacia adentro” de la empresa, podemos identificar los puntos fuertes y puntos débiles.

Si por el contrario, miramos “hacia afuera” de la empresa, podremos reflexionar sobre las Amenazas y Oportunidades relacionadas con el entorno.

Entre nuestros recursos y procesos identificaremos puntos débiles o carencias que nos hacen menos competitivos o eficientes. Además estas debilidades pueden ser origen o fuente de riesgos que vienen de fuera y que amenazan a toda la empresa. Para evitar que esta amenaza pueda afectar verdaderamente, debemos desarrollar contramedidas adecuadas para anticiparnos.

Las fortalezas son los recursos que posees y que te dan confianza. Se pueden aprovechar a tu favor las oportunidades del mercado.

Utilizar nuestros puntos fuertes para aprovechar las oportunidades del mercado y reducir las amenazas, corrigiendo nuestros puntos débiles.

La clave por tanto…

Cada punto débil que hayas identificado, debe ser el origen de una actuación que ponga remedio. Y cada oportunidad debe despertar un proceso de pensamiento creativo que encuentre la forma de ponerlas a nuestro servicio, mejorando nuestra competitividad.

Toda herramienta es útil si nos ayuda a tomar decisiones, por lo que debes enfocar el análisis para que te permita elaborar una propuesta de actuación.

Nosotros como personas, NO somos un ente aislado, fluimos por un entorno y somos  impactados por variables que configuran nuestro ecosistema.

Se suelen distinguir dos niveles en el análisis del entorno: el entorno general, relacionado con el sistema socioeconómico y el entorno específico, más relacionado con el sector o la actividad económica al que la empresa pertenece.

 Como ya hemos dicho y repetiremos a lo largo de este curso, una buena estrategia es la que se construye alrededor de las necesidades de las y los clientes.

Speak Your Mind

*