Análisis interno del entorno

El análisis interno del entorno persigue identificar las fortalezas y debilidades, conocer los rasgos que te definen para dar un mejor soporte a la actuación competitiva.

Definiendo un perfil estratégico podemos observar el comportamiento de las variables y la alineación de las mismas con nuestros propios objetivos.

Ken Robinson en su obra “El Elemento” defiende que la mejor forma de llegar a la autorrealización que postulaba Maslow, es encontrar “el elemento”. Este elemento es el lugar donde se une lo que más me gusta hacer y lo que hago mejor.

el elemento

Por tanto debemos comenzar haciendo un análisis introspectivo y buscar dentro de nosotros mismos lo que realmente nos llena, con lo que más disfrutamos.

Para ello suele ser útil hacerse y hacer una serie de preguntas.

¿Qué puedo hacer durante horas, el tiempo pasa muy rápido y pierdo la noción del tiempo? Debes buscar más de una respuesta y ordénalas.

Ahora vamos a tratar de saber ¿qué hacemos mejor? Para ello podemos preguntarnos a nosotros mismos, pero sirve también la opinión de los que nos rodean. Escribe en un papel lo que crees que piensan de ti las personas de tu entorno y a continuación pide a tu pareja, amigos o familiares que escriban lo que piensan de ti, lo que te defina, subrayando lo que crean que hacemos bien y qué hacemos menos bien.

Con este ejercicio podemos establecer los puntos de partida y revelaran lo que nuestro entorno piensa de nosotros. No es determinante, ni debe serlo, pero ayuda.

Cuando hayamos encontrado algunas de las cosas que nos gustan y que hacemos bien, vamos a pensar de qué forma esta habilidad que tengo y en la que no me importa emplear mi tiempo y esfuerzo, puede ayudar a la sociedad. Sin preocuparnos de momento en la rentabilidad de la actividad, solo en las necesidades que podría satisfacer.

Speak Your Mind

*