La entrevista es la venta de tu marca

A lo largo de este manual, nos hemos ido creando una marca personal, ya tenemos cierto reconocimiento y nuestros contactos se han dinamizado en la dirección que más nos ha interesado. Llegará el momento de la entrevista ” la entrevista es la venta de tu marca “. En ella debemos ser capaces de convertir debilidades en fortalezas y aprovechar las oportunidades.

Si somos profesionales sin clientes (parados) se hace imprescindible establecerse una agenda para ordenar las actividades que debemos resolver. Es una época que pasará y volveremos a estar hasta arriba de trabajo, por lo que debemos aprovechar para cultivar cuerpo, alma y mente. Busca tiempo para el ocio, el deporte, la familia y relaciones sociales. Consecuentemente, debes tratar de combinar la búsqueda activa con la participación en foros y redes sociales.

En cuanto a los canales a elegir, ya hemos indicado alguno de los más efectivos, ahora toca elegir el más adecuado por la temática y porque será donde acudan las empresas para encontrar a los profesionales de más éxito.

En el proceso de selección la confianza es uno de los factores que más peso tienen en la elección. Por ese motivo siempre antes de convocar un proceso de selección se recurre primero a familiares, conocidos y recursos de la propia empresa.

No te pierdas este divertido video. 

Si no es tu caso y eres de los que participan en una convocatoria externa de empleo, debes trabajar para conseguir esa confianza. Vamos a dar algunas claves…

En primer lugar debes tener claro que la entrevista no es más que un intercambio de información donde debes convencer a otra persona de que eres la más idónea para el puesto, pero también debe servirte para determinar si el puesto se ajusta a ti. Vamos a proponerte unas fases muy similares a las que se utilizan cuando se realiza una venta.

1.- Prospección. En esta fase debes definir en qué quieres trabajar o en qué podrías trabajar. Es decir determinar tu objetivo. Cuando lo tengas concreta sector y empresas donde te gustaría trabajar. Busca información en redes sociales, foros e internet. Quizás entre tus contactos haya alguien que te pueda ayudar.

Una vez que estés en el proceso de selección debes conocer los aspectos más generales de la compañía en la que participas en el proceso de selección. Busca notas de prensa, misión y visión de la empresa e introduce su marca en los buscadores para saber que piensa el mercado. Esta información te será muy valiosa para determinar si el puesto se ajusta a tus posibilidades y las fortalezas y debilidades a que te enfrentarás. Además, con seguridad el entrevistador te preguntará si conoces algo de la empresa. Hacer referencia a lo que opina la red puede darte una ventaja diferencial con respecto a tus competidores para el puesto.

2.- Primera impresión. Para la entrevista debes causar una primera buena impresión, por lo que debes ir bien vestido/a, afeitado, maquillada (no en exceso) y con el pelo arreglado. Esto nunca está de más aunque el puesto no sea de cara al público ya que demuestra interés por el mismo.

Estrecha la mano del entrevistador con firmeza mientras dices tu nombre. Pide permiso para sentarte y hazlo de forma relajada pero no en exceso. Debes permanecer erguido ya que esto demuestra interés. No cruces piernas, ni juguetees con objetos de la mesa del entrevistador.

3.- Intercambio de información. Normalmente el entrevistador va a hacerte algunas preguntas en las que no está buscado información sino que son pruebas encubiertas. Vamos a llamarlas preguntas trampa. Quiere saber cómo te desenvuelves, tu disponibilidad o tus conocimientos aplicados al puesto en concreto. Veamos algunos ejemplos…

¿Sabes en qué consiste el puesto que ofrecemos?

Cuidado está tratando de saber si has hecho los deberes antes de ir a la entrevista. También si conoces el mercado, el sector, la empresa o la marca que podrías representar si finalmente accedes al puesto.

Supongamos que se trata de telefonía… Sé que está relacionado con la telefonía, es un sector que me interesa especialmente, me gustan mucho las nuevas tecnologías de la comunicación y me gusta estar actualizada/o. Sé que la marca está entre las mejor valoradas por los consumidores y la empresa es un referente en la provincia.

El puesto es muy exigente y requiere de una gran entrega y dedicación. Trabajar por objetivos no es fácil. ¿Has trabajado anteriormente de esta forma?

De nuevo una prueba para saber cómo respondes a la presión y determinar tú implicación… Estoy habituada a trabajar con objetivos, aunque realmente mi autoexigencia siempre ha sido mayor a la que me ha impuesto la empresa.

Se hará seguramente alguna mención al currículo que le haya llamado la atención al entrevistador. ¡Has trabajado en la competencia…! (Una pausa y te mira esperando una respuesta).

Estos comentarios pretenden darte la oportunidad para que amplíes la información que aparece en el currículo. No hables nunca mal de las empresas en las que has estado y prepara respuestas para explicar por qué saliste de ellas. He trabajado en esta empresa durante tres años, en los que he crecido mucho profesional y personalmente.

De esta forma vuelves a centrar la atención sobre ti y conviertes una amenaza en oportunidad. Si ahora te pregunta por tu salida, siempre puedes decir que querías mejorar de puesto, explicando por qué no lo podías hacer en esa empresa.

Debes aprovechar para dar valor a lo más relevante de tu currículo. Durante esos años he realizado varios cursos de formación, siempre compaginando trabajos y estudios para mantenerme actualizado y ser más efectivo.

Así dejas ver el Know How que puedes traerte con tu experiencia, demuestras tu capacidad y tu inquietud.

Puede que el entrevistador te ponga a prueba para saber si tienes las ideas claras.

Supón que debes aumentar las ventas en un 20% ¿Qué harías?

Prepara respuestas, sabes en qué consistirá el trabajo y sus funciones, por lo que deberías saber que contestar. Primero conocer el entorno y los recursos de que dispongo, diseñar un plan de acción focalizando en los objetivos de la empresa y procurando que el ROI (retorno de la inversión) se consiga en el corto plazo.

Esta respuesta puedes darla para casi cualquier pregunta que te hagan, en definitiva estas respondiendo a lo que toda empresa busca. Optimizar los recursos para conseguir alcanzar los objetivos que se ha propuesto. Pueden ser comerciales o mejorar el servicio, posicionarse o ser más productivos, pero siempre van a necesitar saber en cuanto tiempo recuperaran su inversión de forma directa o indirecta.

¿Tienes alguna pregunta? Esta cuestión suele salir al final de la entrevista y para ella debes tener preparadas al menos cinco.

  1. ¿Cuáles son los objetivos del puesto?
  2. ¿Por qué está disponible el trabajo?
  3. ¿Cómo está estructurado el equipo?
  4. ¿Qué proyectos tiene la empresa?
  5. ¿Cómo se medirá mi trabajo?
  6. ¿De qué recursos dispondré para alcanzar los objetivos que se me fijen?

Hay dos tipos de entrevistadores, los que se mantienen fríos y crean tensión para ponerte a prueba y los que son más cercanos tratando de crear un clima de relajación donde te sinceres. Tu estrategia debe ser la misma: mantente relajado, no trates de justificarte, no culpes a los demás, no prolongues en el pasillo, no seas excesivamente complaciente, ni te relajes en exceso. No estás con tus amigos/as, no te relajes demasiado.

Se trata de una venta por lo que debes saber si estás hablando con la persona que tomará la decisión y si lo que vendes es lo que necesita la empresa. Presenta tus puntos fuertes como beneficios para la empresa y habla de los logros pasados como avales de lo que vendes y cruza el puente.

Es decir, trata de que el entrevistador tenga una visión de un futuro prometedor con tu ayuda. Si consigues que te vea dentro de la empresa alcanzando los logros propuestos, será difícil que nadie te saque de esa posición en su mente.

4.- Final memorable. La última impresión es la que más perdura en el tiempo. Sorprende en tu despedida. Una forma de hacerlo sería entregar una tarjeta de visita. Casi nadie va a tener tarjeta de visita si está desempleado. En ella puedes poner tu dirección de blog, tu dirección en redes sociales y tu teléfono y correo. Acompañado de un buen diseño y utilizando el color, puede demostrar que manejas las herramientas ofimáticas y que te preocupas de estar presente en las redes sociales.

Si no te ha quedado claro, este video puede ayudarte. 

Speak Your Mind

*