Nuestro producto somos nosotros

Vamos a suponer que después de viajar a nuestro interior, hemos encontrado suficiente materia prima para comenzar a construir nuestra propuesta.

No obstante aún no lo tenemos claro. Se hacer cosas, pero ¿interesan a alguien?

Nuestro producto somos nosotros

Para dar respuesta a esta pregunta debemos primero encontrar un nicho de mercado donde podamos acampar y desde esa posición lanzar una ofensiva.

Somos “inmigrantes analógicos” y probablemente debamos combatir con “nativos digitales” por lo que, desde nuestra posición de desventaja, debemos tratar de acercarnos de forma diferente a nuestra prospección.

La siguiente fase, tras identificar el producto o servicio que ofreceremos, es prospectar quién se interesa por ese producto o alguno sustitutivo.

¿Qué soluciona?

Nuestro servicio seguro que da solución a alguna necesidad o problema. También hay otros productos que podrían dar respuesta a esa misma necesidad. Esta puede ser una buena fuente de información.

Analicemos a las empresas que desarrollan servicios que tratan de cubrir esa necesidad. ¿A quién vende? ¿Dónde? ¿Cuánto? ¿Cómo? ¿Qué NO hace?

Vamos ahora a elegir alguno de los públicos que hayamos identificado y que más nos puedan interesar.

Para elegirlos, ten en cuenta los recursos de que dispones, la capacidad de compara de ese target y las necesidades que no están del todo satisfechas, siempre que estas sean prioritarias para las y los consumidores.

Los hábitos.

Identifica al target por sus hábitos. Olvídate de su clase social, su localización, sexo, edad,… Ahora lo que importa es lo que hacen y lo que les interesa.

Por ejemplo, si queremos demostrar que somos expertos vendedores, buscamos a profesionales o empresas a los que pueda servir tener a profesionales bien formados en ventas. Por lo que monitorizaremos qué interesa a las empresas de Marketing & Ventas, qué redes sociales frecuentan en qué grupos se asocian y en qué foros participan.

Determina sus hábitos y descubrirás sus necesidades. Interactúa con ellos demostrando que conoces el trabajo. Comparte enlaces y contenidos demostrando interés por el trabajo, al tiempo que dejas clara tu actitud y aptitud para el trabajo colaborativo y en equipo.

¿Cómo llego sin convertirme en SPAM?

Ya está, sé quiénes son y por donde se mueven, pero como puedo llegar a ellos sin parecer un SPAM.

Este es un tema que abordaremos en la próxima unidad que trata sobre el posicionamiento, pero sirva como adelanto que debemos tratar de llegar a ellos, entrando en su zona de confianza.

No digas que eres un experto, demuéstralo.

No envíes información, aporta valor.

No vendas un producto que no tienes, muestra lo que tienes, no lo que crees que esperan de ti.

Y lo que es más importante haz todo esto en la plataforma donde se encuentra el target.

monitorizar

Speak Your Mind

*